10 frutas venezolanas que probablemente no conoces

En el espectro de los frutos venezolanos, existen muchas frutas que se escapan de nuestro consumo diario, bien sea por falta de algún tipo de “marketing” frutal o por el desconocimiento de estos jugosos, dulces y exóticos frutos tropicales. Conoce cuáles son para que, cuando los veas por ahí, te atrevas a probarlos. 

Esta increíble versatilidad y fertilidad que poseen los climas tropicales, tales como el de Venezuela, permiten la siembra y cosecha de diversas plantas que dan frutas muy coloridas y maravillosamente exquisitas que solo se pueden encontrar en algunos países del continente americano, en especial Colombia, México, Ecuador, Brasil, Perú y por supuesto, Venezuela, países que comparten clima y tierra propicio para la degustación de estos productos. Conoce algunos casos:

Curuba

Frutas1

Anón

Fruta2

Parecida a la guanábana, esta fruta tropical es una de las más carnosas por dentro e interesante por fuera. Aunque suele llamarse de muchas formas, la variante de anón proviene de la lengua taína, de los habitantes provenientes de las islas del Caribe, quienes según Clara Inés Olaya en su libro Frutas Tropicales, eran amantes de esta fruta y los españoles la llamaron por mucho tiempo “manjar blanco de los españoles”. Sus propiedades son invaluables y se considera una fruta curativa por su aporte de vitaminas C, hierro y calorías sanas.

Jobo

jobo

En Venezuela es común conseguirla por su cáscara de color amarillo-verdoso aunque también las hay de color rojo y naranja. Al abrir la fruta, podrás conseguir todo el sabor agridulce que rodea su característica semilla de gran tamaño. Según Clara Inés, los aztecas llamaban xocotl a todas estas frutas que eran de sabor ácido y, actualmente en Centro América, se le llaman jocotes. En Venezuela su nombre común es jobo. Pese a la jugosidad de la fruta, aquí se utiliza la madera del tronco de este árbol para la fabricación de cajones (típicos de las frutas) y fósforos.

La “fruta” del merey

merey

Muchos nos hemos preguntado de dónde viene el merey, ese fruto que generalmente encontramos en las despensas como parte de un cereal integral o frutos secos. Sin embargo, muy pocos saben cómo se reviste este fruto y es que lo que se conoce como el “seudofruto” del merey también se come. Antes de llegar a la nuez de merey ya posee una especial capacidad nutritiva. El fruto es de color rojo, es muy carnoso, el olor es fuerte y al probarla fresca tiene un sabor muy agrio y astringente. En muchas regiones se venden estos seudo frutos para la preparación de mermeladas y conservas. Pese a que sus usos pueden llegar a ser tan diversos, solo se comercializa el 6% ya que su demanda no es suficiente.

Caimito

caimito

Su nombre científico es crysophtylum cainito y no se debe confundir con pouteria caimito una especie semejante aunque diferente en color y forma interna. El caimito, es una fruta de color morada, vino tinto, verde o amarilla. Estos frutos son pequeños y se caracterizan por mostrar la forma de una estrella en su interior al cortarla por la mitad.

“Cuando los españoles llegaron a América, vieron que los indígenas de las costas de Panamá, Colombia y Venezuela se limpiaban los dientes con la hoja de un árbol llamado caimito y los dientes les quedaban muy limpios y blancos”,cuenta Clara Inés Olaya en su libro Frutas tropicales.

Uchuva o Topo-topo

uchuva

La uchuva se esconde en el interior de una flor color amarillo–naranja que al abrirse, permite la extracción de este fruto, en señal de madurez. Es muy pequeña y tiene un gran parecido a los tomates cherry, aunque sea color amarillento y su sabor es una mezcla entre el tomate y mandarina, jugosa, suave y muy perfumada. En Venezuela, la uchuva o topo-topo se da en lugares templados o fríos, aunque es tan fácil de sembrar como un tomate de árbol. Recientemente, la Colonia Tovar ha comenzado a producirla en mayor cantidad y la vende en Caracas.

Pijiguao

pjiguao1

Según Olaya, antes de la llegada de los españoles, en Centro América y América del Sur, los indígenas adoraban tanto la palma del pijiguao que celebraban la época en que maduraban los frutos de esta planta y, gran parte del año representaban el alimento principal. Hoy, pocos conocemos la existencia y sabor de esta fruta tan especial que lleva por nombre científico bactris gasipaes. De color rojo o amarillo, suele consumirse cocido y para los indios yanomami es uno de los alimentos principales en su dieta.

Icaco

icaco

Pese a ser el ingrediente principal para la preparación de uno de los postres más populares de Maracaibo, los icacos no representan gran fama en el resto del país y, aunque muchos saben de su existencia, pocos son los que lo han probado o lo consumen de forma regular. Se reconocen por su color morado aunque también se les encuentra de color blanco. Con estos se preparan famosas conservas conocidas como dulces de icacos que los diferencia del resto de las frutas tropicales: posee en el interior de su semilla una especie de almendra muy olorosa.

Guama

guama

Seguramente te has topado con la fruta de esta planta de camino a tu casa o al trabajo y es que en Venezuela se da muy fácil este árbol conocido por tener una fruta alargada y aplanada que contiene semillas verdes o negras envueltos en copos de algodón que tienen un sabor dulce y suave. Aunque no solemos comerlo, tiene grandes beneficios para el cuerpo por ser desinflamatorio natural, equilibra la glucosa en la sangre y, dicen, aumenta la potencia sexual. ¿Interesado?

Copoazú

copoazu

También conocido como “el cacao blanco” o por su nombre científico Theobroma grandiflorum este fruto proveniente de la región amazónica sudamericana tiene la fama de ser considerada una “superfruta” gracias a sus increíble nutrientes y antioxidantes. Los que han tenido la oportunidad de probar esta fruta tan especial, dicen que sabe muy parecido a la guanábana. Con ella se pueden preparar mantecas, chocolates, bebidas y dulces. En Venezuela no existe el comercio enfocado en su diversificación, sin embargo en países como Brasil, la explotación de sus productos es cada vez más fructífera.

 

Fuente: El Estimulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

Shares